Actualidad

27/03/2016

El baño de color

El baño de color

Hay diferentes formas en la peluquería de señoras en el Paseo de Extremadura (Madrid) de cambiar de tono y color de pelo. La más conocida por todo el mundo es el tinte, pero en los últimos meses se ha visto relegado por un nuevo método, el baño de color, del que hoy vamos a descubrir sus principales ventajas y también sus inconvenientes.

Lo primero que queremos dejar claro en Trebol's Peluqueros es la duración de uno y otro método. El tinte se considera una técnica más permanente, aunque lo cierto es que hay que renovarlo cada uno o dos meses, sobre todo en las raíces, para evitar la pérdida de tono. En cambio, el baño de color es un método mucho más temporal. Se estima que tiene una duración de entre 6 y 8 lavados, porque ese es su principal baremo de resistencia, ya que se va perdiendo tono con cada uno de ellos.

En su haber, hay que decir que se trata de un método mucho más respetuoso con nuestro cabello. El tinte que se aporta con el baño de color es vegetal, de forma que el pelo no sufre por someterse a agentes agresivos que sí tiene el tinte habitual. Es un método que se busca en la peluquería de señoras en el Paseo de Extremadura (Madrid) cuando se quiere conseguir más fuerza y brillo en el pelo, sin cambiar nada su estructura, algo que sí hace el tinte convencional, puesto que está formado casi siempre por amoniaco. En definitiva, el baño de color se suele usar para dar brillo a un cabello apagado, cambiar el matiz del cabello sin aclarar, cubrir tono sobre tono y matizar mechas, sobre todo.